Capítulo 3 – Gracias por mis amigos

Mi Señor, te doy las gracias por haber hecho más grande mi familia, al darme los mejores amigos del mundo. Gracias porque sabiendo la importancia de la amistad me has llenado de más hermanos y hermanas con quienes puedo compartir mis penas y mis alegrías.

Eres tan inteligente para comprender como un amigo es un regalo, alguien a quien se debe de cuidar para que pueda conocerte más. Gracias por aquellos amigos que también me han permitido estar más cerca de Ti, ya que muchos de ellos, con sólo verlos, es como si su presencia me recordara lo grande que eres.

Gracias mi Dios porque a cada uno de ellos los has hecho de manera especial, y sin necesidad de compararlos puedo encontrar en cada uno las características especiales para darme cuenta de lo maravilloso que son.

No necesito tener un doctorado para analizarlos y saber que fueron hechos de igual forma a Tu imagen y semejanza, y que ellos le aportan un sabor muy importante a mi vida.

Protégelos mi Dios, mi Todo poderoso. Tú sabes los retos que tanto mi familia, como mis amigos, están pasando. A veces los humanos no comprendemos lo maravilloso que nos has creado y no compartimos todo lo que sentimos, pero yo sé que al igual que yo, ellos también están cargando con sus problemas y limitaciones.

Gracias mi Señor por también permitir que muchos de ellos me abran su corazón para comprender que es lo que les pasa y de esta forma poder ayudarlos. Esto me da una satisfacción muy grande porque saber qué puedo hacer algo por ellos me hace sentir útil y que puedo retribuirles lo que han hecho por mí.

También mi Señor te quiero dar las gracias por mis compañeros de clases, los cuales muchos de ellos son mis excelentes amigos, quienes también compartieron su inteligencia y sabiduría para que yo fuera una mejor persona. Gracias por el tiempo que me permitiste compartir con ellos, así como lo que me permites disfrutar cada vez que los veo.

Eres maravilloso mi Dios mi Todo porque me rodeas de personas buenas que me ayudan a salir adelante de todo lo que tengo que padecer en este caminar.

Gracias porque nunca me dejas sólo, sino que me llenas de paz y alegría cuando convivo con todos mis seres queridos. Mis amigos son mi familia porque mi familia son mis amigos.

Regresar al índice de LA ZONA DE DIOS

Derechos reservados ante el Instituto Nacional de Derechos de autor. No. de folio 03-2018-110110090600-14