Capítulo 21 – Ayúdame para que se acabe la división y venga la paz en el mundo

Mi Creador, ayúdanos a que todos los gobernantes y líderes de cualquier organización o institución, logren comprender que los actos que realizan en contra de tus mandamientos sólo crean dolor en nuestras comunidades.

Permite que ellos se den cuenta de cómo sus decisiones están generando barreras que obstaculizan el avance. Mi Dios ayúdanos a que todos podamos estar en Tu Zona para que entendamos que Tú nunca creaste la división ni las fronteras, sino que hiciste un mundo para todos. Un mundo donde nadie tuviera que migrar hacia otro lugar por necesidad.

Mi Dios, Tú eres la única bandera a la cual quiero seguir, comprendiendo que Tú nos hiciste para vivir en paz y armonía. De cómo nos diste habilidades y gustos diferentes para complementarnos mi Dios.

Te pido Tú ayuda para que nuestro país tenga paz, que todos los ataques diarios que se generan por el egoísmo sean acabados mi Señor. No nos dejes caer en la amargura que se genera cuando te ignoramos mi Dios.

Te suplico Tu amor para irradiarlo en nuestras comunidades. Mira mi Señor cuantas familias están muy lastimadas, cargando errores de sus antepasados.

Mira como el odio que se sembró sigue haciendo tanto daño. Como hay personas que con tal de seguirse enriqueciendo siguen fomentando la fabricación de armas las cuales destruyen Tú misma Creación.

No lo permitas mi Señor, te lo pido por favor. Yo quiero ser alguien que fomente la paz y no la división, ayúdame a madurar y tener tú sabiduría para en los momentos en que surjan los conflictos yo poder mantener la calma, y de manera objetiva tomar la mejor decisión, siendo prudente al responder e incluso cuando sea necesario callar.

Tú eres mi maestro, mi protector, muéstrame el camino que debo de seguir para tumbar las barreras de la indiferencia que dañan tanto nuestro caminar. Eres el Todopoderoso y yo confió en ti para sanar este mundo tan lastimado.

Mi Dios ayúdanos a liberar a nuestros niños de todo el coraje que vienen cargando por todo lo que presencian en sus casas. Purifícanos de tanta soberbia que no nos permite ver nuestros errores, y que en lugar de comprender que somos humanos y nos equivocamos, seguimos afectando a los demás con tal de que nuestros errores no salgan a la luz pública.

Ayúdanos mi Creador. Que en este mundo reine la vida y no la muerte. Que sobresalga la unión y no la división. Que haya justicia y no injusticias, porque sé que con Tú ayuda todo puede volver a ser nuevo.

Regresar al índice de LA ZONA DE DIOS

Derechos reservados ante el Instituto Nacional de Derechos de autor. No. de folio 03-2018-110110090600-14