¿Tienes un embarazo inesperado?

«¿Estás embarazada y no lo tenías planeado?, ¿te sientes angustiada, preocupada, desconsolada?, ¿te entregaste al hombre equivocado?, ¿abuso de ti aquél en quien tu confiabas?, ¿falló el preservativo?, ¿te fallaron las cuentas?, ¿pensaste que no iba a pasar nada?, ¿las píldoras no son tan eficientes?…

Supongo que en este momento sientes todo tipo de presiones que van desde lo económico, lo social, práctico, etc. Y con la mezcla de todas pudieras hacer una explosión mortal. Bien, entonces lo primero que tienes que hacer es tranquilizarte, ponerte en paz, saberte amada.

Hay mucha gente a tu alrededor que te quiere y te puede ayudar. Tal vez tus padres, tal vez la familia de tu novio, tal vez algunos tíos o algunas amistades… en fin, no estás sola, aunque te sientas así, no lo estás. Recurre a ellos, no va a ser fácil, pero con su apoyo podrás salir adelante. ¡Animo!, no te desesperes, vas a salir adelante, muchas mujeres lo han logrado.

¿Te das golpes de pecho porque sabes que hiciste algo malo?, bueno, pues considera mala la acción, pero no por eso tu hijo es malo. Él, es obra de Dios, aunque haya sido por violación, incesto, amor fortuito… no importa como haya sido el inicio del embarazo, ahí está la obra de Dios que se hace presente a través de la vida, en este caso: de tu hijo.

Ahora piensa, ¿qué vas a hacer?, no encuentras respuesta, entonces no duces en buscar orientación y apoyo. Acércate a personas de tu confianza, personas que tú sabes que te aman y te pueden ayudar. Tal vez el padre de tu bebé se ha lavado las manos y no quiera responder por el bebé, o peor aún, te está forzando a abortar… si es así, aléjate de él, es una persona que tiene miedo y con miedo no se puede tomar la mejor decisión.

Pudiera ser que aparte de tener miedo, sea egoísta y poco hombre, porque los hombres aceptan las consecuencias de sus actos y si pensara en ti, no te forzaría a hacer algo que va contra tu dignidad. En fin, por lo pronto defiende tu dignidad de mujer, la vida de tu hijo y aléjate de él. Tal vez con el tiempo recapacite, pero por ahora no te dejes influenciar por él. Si al contrario te apoya y está contigo, entonces ayúdense mutuamente y piensen qué es lo mejor que deben hacer en esta situación. Acérquense a la gente que los quiere para que los oriente. Recuerden que la responsabilidad es de los dos.

Acércate a tu familia, acepta que al principio se enojarán y gritarán de rabia, es normal, no creo que te feliciten por haber hecho algo indebido, pero lo más probable es que con el tiempo se suavicen los ánimos y te empiecen a apoyar. Seguramente se preocuparán por tu futuro, por tus sueños truncados, por la economía familiar… dales tiempo para asimilar esta “singular noticia” y el tiempo y tu comportamiento responsable ayudarán a que sean ellos los primeros encariñados con tu bebé.

Hay casos en que la misma familia presiona para que aborte la hija, si es tu caso, aléjate de tu familia, hay centros de apoyo para embarazadas donde les dan todo tipo de orientación, atención, hospedaje y alimentación, ellos te pueden ayudar.

O tal vez algún familiar te reciba en su casa, como tus abuelos, o algunos tíos. Esto ayudará a que tu familia reconsidere las presiones que te hacen y a la vez vean que realmente estás decidida a tener a tu bebé. Hay muchos casos en que aquellos que hacían presión para abortar un bebé y la madre se oponía, terminan más encariñados con el bebé. No dejes que te presionen a abortar, esa decisión la tomas solamente tú.

No te aflijas, un bebé en la familia no es el fin último, y sin embargo sí es un super motor que le da sentido a la vida de tantas mamás. Tú bebé te cambiará la vida, pero también te cambiará el corazón… harás cosas nunca imaginadas por un bebé, por tu hijo. Adquirirás nuevas obligaciones, pero también derechos… tendrás el derecho de recibir abrazos y besos de tu hijo, y la obligación de hacer de él un hombre o mujer de bien». (Z. LÓPEZ DE LLAMAS, Con ganas de vivir).

Hermanita, hay muchas personas dispuestas a ayudarte en este momento que estás pasando. Si ya tienes a un ser humano dentro de ti, busca ayuda para que veas que dar vida es la única opción que te llevará a la felicidad plena:

Y siempre recuerda que no es que no estés preparada para ser madre, lo que pasa es que YA ERES MADRE, y es tu decisión ser la madre de un niño vivo o la madre de un niño muerto.

Escoge la vida para evitar que después te arrepientes de una mala decisión.

«La defensa y la promoción de la vida no son monopolio de nadie, sino deber y responsabilidad de todos» (Evangelio de la vida 91).